Propers tallers a l’espai familiar de Sant Martí

El proper divendres 27 de febrer a les 10 hs, a l’espai familiar de sant Martí (c/Huelva 36):

“Alimentació per pujar defenses” xerrada teòrica i pràctica dirigida a famílies amb nadons de 0 a 3 anys

I divendres 13 de març de 10 a 12 hores, a l’Espai familiar de sant Martí (c/Huelva 36):

“xerrada pràctica de com planificar un menú setmanal”, dirigida a famílies amb nens petits i no tant petits

Més informació i inscripcions a

Espai Familiar de Sant Martí

c/Huelva, 36

telf: 93 307 48 88

https://w110.bcn.cat/Infancia/Continguts/Menu%20Lateral/Documents/Fitxers/Diptic%20centre%20obert%20sant%20marti%20def.pdf

 

Anuncis

La màgia de la cúrcuma

arrel i pols de cúrcuma

arrel i pols de cúrcuma

La cúrcuma és l’antiinflamatori natural més potent identificat fins a data d’avui. Actualment, hi ha un gran nombre de suplements o aliments nutricènics (amb propietats medicinals) elaborats a base de curcumina, (la molècula responsable d’aquests efectes antiinflamatoris). Això l’ha convertit en  l’aliment estrella de les dietes anti-càncer, que va popularitzar el best-seller de David Servan-Schreiber.

És també  una de les espècies més utilitzades per les cuines orientals (la cúrcuma constitueix el 20% del curry, i és l’espècie que atorga a aquest el seu característic color groc). La medicina ayurvèdica, que actualment encara utilitza ingredients mil·lenaris, també elabora remeis i medicines a base de cúrcuma. Per a molts científics, això podria ser l’explicació dels baixíssims índexs de càncer entre la població de l’India  malgrat ser una de les poblacions amb més exposició a substàncies i ambients tòxics, contaminació i pol·lució ambiental.

Si bé fins ara l’hem trobat comercialitzat en pols,actualment el trobem també fresc, i sense processar ni triturar,  és a dir, trobem l’arrel sencera. Una oportunitat per descobrir el sabor un pel cítric i un punt picant que es perd en el moment d’assecar i triturar l’arrel per a convertir-la en pols.

Per aprofitar millor les virtuts terapèutiques de la cúrcuma i gaudir del seu sabor, només cal tenir en compte uns quants consells:

-Abans que res, cal saber que té una capacitat increïble per tenyir i tacar la pell, els estris de cuina, els draps de cuina i fins i tot la roba en cas de no dur davantal.

-Està comprovat que perquè l’organisme l’assimili i aprofiti al màxim els seus efectes antiinflamatoris, cal que la barregem amb pebre negre en una proporció de 3:1 fins a 5:1 (sempre més de cúrcuma). La millor manera és fer una barreja directament amb oli d’oliva i cúrcuma  i afegir-la als plats sense cuinar-la.

– Per menjar-la en cru, només cal pelar l’arrel.

– En cas d’utilitzar-la en pols i seca, convé escalfar-la prèviament amb les altres espècies amb que les barregem, perquè impregni  be de sabor l’oli on es couran la resta de’aliments del plat que preparem (sobretot cal vigilar que l’oli no arribi a fumejar )

Altres usos culinaris per preparar-la, quan enlloc d’afegir-la  directament sobre una amanida o una plat de pasta volem fer elaboracions més complexes, poden ser:

Una vinagreta de cúrcuma

– 3 cullerades de suc de llimona

-5 g de cúrcuma fresca ratllada

-5 cullerades d’oli d’oliva

– 1 cullerada de tamari

– 1/2 cullerada de cafè d’oli de sèsam

– sal, pebre

La clàssica picada catalana, però ara amb cúrcuma

-5 o 6 ametlles o avellanes torrades

-3g de cúrcuma fresca

– 1 branca de julivert

– 1 torrada de pa o un carquinyoli

– 1 dent d’all

-sal, pebre…

-oli d’oliva només si volem fer servir la picada en un plat sense salsa o suc, aleshores hi posarem la quantitat d’oli justa per mullar la picada sense que aquesta perdi la consistència de crosta

Arrebossat per a tofu, peix,carn blanca…

– farina de cigró

– 1 cullerada de cúrcuma en pols

-un polsim de pebre negre molt

– 1/2 cullarada de gingebre sec

Menjar fulles

Si, no cal que et mengis les fulles del plataner del davant del portal de casa teva, per menjar fulles, només cal que aprofitis les dels vegetals que comprem i que acostumem a llençar sense haver donat ni una oportunitat a descobrir el seu sabor…

Jo que acostumo a ser molt agosarada pel fa a l’experimentació i el tast  de qualsevol vegetal terrestre i marí, i que en canvi, no tastaria ni que em paguessin un cargol de terra o qualsevol part mitjanament estranya d’un mamífer o una au …amb les coses verdes no tinc manies, així que com ja fa temps que tasto i em sorprenc (moltes vegades desagradablement, no vull mentir), vull compartir fulles comestibles i com cuinar-les.

Val a dir que sempre que les he cuinat per a algun convidat, han acostumat a agradar, després de la sorpresa inicial, que segurament és comparable a la dels botiguers quan veuen que no vull que em llencin les fulles que tant alegrement descarten,i que després de confirmar que no, que no tinc conills al pati de casa (tal i com em va preguntar fa anys un pagès del mercat de Vic, quan es va estranyar que li demanés les fulles del manat de pastanagues que va llençar d’una altra clienta), sempre acaben preguntant com les fas, encara que només sigui per explicar-ho a les clientes.

Així doncs…mengem fulles:

Per exemple, un clàssic per començar..la part més verda de les fulles del porro, les que sempre et volen tallar perquè no ocupin lloc, i que fregidetes o estofades son d’un sabor súper intens. Només cal tenir en compte que no serveixen per fer cremes, ja que tenen massa fibra i deixen una textura emprenyadora, la dels fils durs.. També aprofito per explicar que les arrels dels porros, (si, aquelles arrels blanques i llargues que venen enganxades ala base), un cop netes de terra i seques, es poden fregir en abundant oli ben calent durant 10 segons, i tenen una textura cruixent de patata chip..ideal pel dia que et vols marcar una vacilada per decorar el plat si tens convidats..

Continuem amb un altre clàssic, les fulles de la remolatxa (no, la que ve bullida dins la bossa no les porta) quan son ben maques. Si les fulles venen molt corcades, es pot aprofitar només la penca, que després d’escaldar-la 1 minutet en aigua calenta, es pot fer arrebossada amb ou i pa rallat, i els nens se les mengen de 3 en 3. Sinó, també les podem fer al vapor, i si son de les petites, aleshores crues com a part de les amanides. De la mateixa manera que les fulles dels raves, un cop netes i sense cuinar, son perfectes per l’amanida quan no venen gaire corcats.

La meva àvia de petita em va dir que les “porretas” eren molt bones…per ella una “porreta” és la fulla de la ceba tendra, aquella espècie de cosa allargada verda amb textura de semi làtex..Doncs si, com que la meva àvia era molt sàvia i ho aprofitava tot, que per alguna cosa va passar gana de petita i una guerra d’adolescent, les “porretas” son ben bones. Només cal rentar-les per treure la sorra, tallar-les ben finetes, fregir-les una mica i fer una truita amb elles…és la famosa “truita de porretas” que espero que algun dia, quan la meva nena accepti que les millors truites porten coses a dins,i no només un ou, les prepari com jo, amb amor i enyorança de la cuina de la iaia.. I parlant de la iaia i de sabors enyorats, parlem dels famosos grelos (si, pels qui no ho sabíeu, la iaia era gallega). Aquí a Catalunya, sempre hem menjat el nap i hem llençat la fulla del nap als animals (mal fet), i en canvi a Galícia ho fan al revés, llencen el nap als porcs (mal fet també) i es mengen les fulles del nap, que són els grelos, quan aquesta ja s’ha espigat (o grelat que en diuen a Galícia) i que es diu nabiza quan encara no ha espigat. Doncs jo , que tinc sang catalana i gallega alhora, em menjo tant el nap com la fulla. Com que fer un bon “caldo gallego” és poc pràctic i val a dir que no gaire recomanable si és molt sovint (per les nostres artèries), podem fer una versió light, que seria la de bullir patates i grelos (a qualsevol botiga gallega els trobes), i si tens morriña (versió ibèrica de la “saudage” portuguesa) li pots afegir un tros de xoriço gallec (tot i que com a naturòpata, moralment em sento obligada a dir que només un o dos cops a l’any..)

I acabo amb un altre clàssic per a molt, les fulles de les pastanagues, que quan tenim sort les trobem d’un verd intens, dures i precioses. Aleshores, després de netejar-les, les piquem molt fines (com si fos julivert), i les sofregim amb un parell d’alls, i per acompanyar l’arròs integral són ideals.

fulles comestibles

fulles comestibles

 

 

Els perills de la “Dieta Dukan”, i de les dietes hiper-proteïques

dieta dukan

Aquest és un article extret de “El País” , on s’analitza l’èxit comercial i els perills de l’anomenada “Dieta Dukan” i en general de les dietes hiper-proteïques que estimulen i augmenten el consum proteic (normalment proteïna animal) i redueixen de manera dràstica el consum de fruita i verdura i en general els dels hidrats com a la solució definitiva per perdre pes.

Com a apunt, només afegir que ja hi ha víctimes “post-Dukan”, persones que estan pagant amb greus problemes de salut el preu de fer aquest tipus de dietes per les conseqüències que això comporta:

“La dieta Dukan establece una fase de ataque en la que solo pueden comerse proteínas.”

Pierre Dukan cuenta sonriente que sus seguidores, los dukanianos, le llaman Dudu. “Me ven un poco como a un padre”, asegura encogiéndose de hombros. Lo dice con el mismo orgullo con el que enumera que sus libros, en los que habla de su método para adelgazar, se han traducido a 26 lenguas y se venden por millones (21 ya) en 56 países. Pero el personaje es polémico. Amado y odiado probablemente a partes iguales, Pierre Dukan (Argel, 1942) es un hombre sosegado. Padre de la controvertida dieta hiperproteica basada en 100 alimentos —eso sí, a comer a voluntad— afirma que las críticas que le acusan de idear un sistema dañino para la salud son falsas. Sus detractores, dice, se mueven por una cuestión de “competencia económica”. “El problema es que mi libro cuesta 10 euros y funciona. Estoy vaciando las consultas de muchos nutricionistas…”. El río de críticas, sin embargo, está cada vez más lleno. ¿Es Dukan un fraude? ¿Encarna acaso al líder de una secta, la de los dukanianos, que abrazan con pasión la ingesta de proteínas animales a semejanza de nuestros antepasados menos evolucionados?

A diferencia de la pirámide nutricional tradicional, el sistema que propone el médico francés se basa fundamentalmente en la ingesta de alimentos proteicos, como la carne y el pescado. Estos son la clave, sobre todo, durante los primeros días de la dieta, a los que llama fase de ataque, tiempo en que las verduras —que se podrán ir incorporando, algunas, más adelante— están restringidas y los hidratos de carbono terminantemente prohibidos. Del azúcar refinado mejor ni hablamos. “Es un auténtico veneno”, zanja Dukan, que ha viajado a España para presentar Los 100 alimentos Dukan (RBA), libro de “recetas para no aburrirse” de un método que, dice, “es un modo de vida” del que forman parte otras dos premisas básicas: olvidarse del ascensor y caminar 20 minutos al día. “Es un sistema que hay que seguir para siempre”, afirma.

Sin embargo, ese planteamiento restrictivo y basado en las proteínas —con las que se pretende movilizar las reservas de energía— ha sido duramente criticado por los expertos. La Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de la Alimentación francesa (Anses) tacha el régimen de “desequilibrado”, y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria lo puso hace tiempo en su lista negra junto a otras dietas milagro, como la de la piña (basada en comer solo esa fruta y algo de pavo). Giussepe Russolillo, presidente de la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas, que elaboró para el Ministerio de Sanidad un informe sobre este método de adelgazamiento, cree directamente que es “un fraude”. “Es una dieta muy peligrosa, llevada a largo plazo supone un alto riesgo para la salud. Aunque a corto plazo puede provocar más pérdida de peso que la dieta equilibrada, a largo plazo no hay diferencia. Y no solo eso, tras revisar muchos estudios científicos queda claro que las dietas hiperproteicas, como esta, aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular. Podría incluso causar daños renales a la larga”, argumenta Russolillo.

Los expertos alertan de que causa daños renales y cardiovasculares

El francés se defiende: “Todo esto es falso. Hace 40 años que recomiendo este sistema y nunca he recibido una crítica directa de alguien que haya tenido un problema de salud”. Dukan, que se escuda en que muchos de sus críticos —como los nutricionistas— no son médicos de formación, asegura que su dieta “mejora la función renal y el hígado”. Niega rotundamente que su sistema sea peligroso y esgrime que es el mismo que seguían —por obligación— los hombres hace varios siglos: carne, pescado, algunas verduras y escasísimas frutas. “El mundo ha cambiado mucho, pero nuestro organismo sigue siendo el mismo. Por qué va a ser malo comer igual que nuestros ancestros”, abunda.

Los argumentos de Dukan no convencen a muchos de sus colegas. Mar Garrido, médico endocrino y miembro de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo), considera que “las dietas que limitan el consumo de hidratos de carbono y que restringen la ingesta de otros muchos alimentos no son sanas. Son muy peligrosas, porque pueden provocar carencias graves en el organismo”, afirma.

El modelo Dukan propone que las proteínas, en las fases iniciales, sean el 75% de las calorías ingeridas. “Normalmente son el 15% de las calorías que se toman al día, se acepta que sean hasta el 35% para llevar una alimentación saludable. El método Dukan lo supera con creces”, analiza Susana Monereo, jefa de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital de Getafe. “Es una dieta hiperproteica pura con una carencia bestial de otro tipo de nutrientes: vitaminas, minerales, fibra, hidratos de carbono”, explica. Monereo destaca que aunque el sistema de Pierre Dukan promulga que las proteínas provengan del pescado y otros alimentos, la práctica clínica le ha demostrado que la mayoría de dukanianos se limita a la carne. “Y eso tiene una cantidad de grasas saturadas enormes y provoca falta de calcio, algo que a la larga puede causar osteoporosis. Amén de los problemas renales”, añade.

El 80% recuperó el peso en un año, según la Agencia Sanitaria francesa

Para María Victoria Martín, nutricionista de la Clínica Menorca de Madrid, el método tiene riesgos importantísimos para la salud y un problema añadido; aunque gran parte del sistema se basa en el apoyo a los seguidores a través de una plataforma web, se trata de los consejos que propone un libro. “Una dieta proteica tiene que realizarse con control médico, pues la restricción de alimentos debe suplirse con complementos alimenticios, y las proteínas deben ser de alto valor biológico para evitar carencias nutricionales y otros riesgos”, alerta.

En resumen: problemas cardiovasculares, daños renales, dificultades de tránsito intestinal, carencia de vitaminas, pérdida de calcio y, por ende, osteoporosis, dolores musculares… ¿Por qué si las alertas están tan claras el número de dukanianos —o dukanettes— no deja de aumentar? “Mi método funciona, eso es lo único cierto”, zanja su creador. “Con él se puede perder peso y llevar una vida sana. Ha servido a muchísima gente que no lograba adelgazar de otra forma. Y el sobrepeso y la obesidad provocan enfermedades sobrevenidas como la diabetes o incluso cáncer”, defiende. Y explica que así la ideó, hace 40 años, a petición de un paciente que lo había probado todo y que acudió a su consulta con una condición: que no le privara de comer carne.

Como aquel primer dukaniano carnívoro, la mayoría de personas que ha seguido la dieta del médico francés ha perdido peso (bastante, de hecho) en las fases iniciales. El efecto saciante de las proteínas, además, les reduce el apetito —aunque algunos sueñan, literalmente con unas simples acelgas rehogadas o una manzana—, pero a la larga es prácticamente inasumible. Tanto física como mentalmente. “En la consulta vemos que cuando la motivación de la dieta decae, la restricción de carbohidratos provoca a los pacientes trastornos de ansiedad enormes por comer alimentos ricos en hidratos, que acaban con atracones. Así, el precio que se paga es muy alto, se recupera el peso perdido y esa ansiedad ya no se quita”, alerta Monereo.

No hay ningún estudio clínico, además, que avale la dieta Dukan ni que sus efectos sean, como él defiende, inocuos o incluso beneficiosos. Estudios que muestran los efectos del método sí los hay. Dos encuestas de las revistas Santé-médecine y Journal de Femme a 5.000 personas que hicieron la dieta muestran que el 80% recupera su peso inicial en cuatro años, el 35% lo hace en los primeros meses y el 64% tarda solo dos. Las cifras de la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de la Alimentación de Francia (Anses) son aún más demoledoras: el 80% de personas que ha seguido la dieta ha recuperado su peso durante los primeros 12 meses del régimen.

Estos datos, sin embargo, no convencen a Pierre Dukan, que realizó su propio estudio sobre el llamado efecto rebote a través de su plataforma web con las respuestas de sus seguidores. Sus cifras, por supuesto, son bastante más laxas que las de la Anses.

A pesar de todo, el francés admite una horquilla de fracaso. “¡Mi método no es un milagro!”, dice. “Como todas las dietas hay un porcentaje de personas que cogen algunos kilos, pero se puede evitar siguiendo las pautas”, sigue. Explica que en el coaching que hace a sus seguidores a través de su web hay modelos para dar respuesta a todas las opciones. “¿Que ha cogido un par de kilos? No pasa nada, se le dan recetas nuevas y consejos para perderlos. Y se le da apoyo, se le escriben correos electrónicos. Si los kilos recuperados son muchos y no se ve mejoría se le llama por teléfono. Hay una respuesta para cada situación”. Dukan afirma que la lucha contra el sobrepeso es una “guerra” que no puede decaer. “Siempre está a la vuelta de la esquina preparado para volver. Si te divorcias, si tu hijo suspende todas… Un momento de debilidad y…”, alerta sacudiendo la cabeza.

¿Compensa vivir así, restringiendo alimentos, pensando en que se está en una batalla constante contra la báscula? Ciertamente esta es una sociedad sobrealimentada, que muestra estímulos constantes para incitar al consumo de nutrientes bastante poco saludables. “Pero lo que hay que hacer es educar a las personas para que lleven una vida sana”, sostiene Mar Garrido. Y para ella, eso poco tiene que ver con el sistema Dukan. “En los problemas de sobrepeso hay que ver qué ha ocurrido hasta llegar a ese punto, analizarlo y tratar de paliar esas situaciones”, afirma.

Lo que es indudable es que Dukan ha conseguido levantar un poderoso imperio sobre una de las torturas del siglo XX y XXI, el sobrepeso y el deseo de perderlo. Porque aparte de sus libros, el mundo Dukan se congrega en torno a su web, en la que además de proporcionar apoyo y consejo a sus seguidores —en 2008 fueron 200.000 usuarios— por unos cuatro euros mensuales, vende los productos con su sello y visto bueno. Desde vitaminas hasta el alimento base de su dieta, el salvado de avena; un alimento que el líder de los dukanianos define como “maravilloso”. “Proporciona sensación de saciedad, pero además moviliza el intestino y ayuda a eliminar calorías a través de la materia fecal”, explica. Conclusión: todos a consumir salvado de avena. Tanto que ya empieza a faltar en las tiendas. Algo que también podría empezar a ocurrir con su nuevo alimento de cabecera, los fideos de Kojca.

 

El concepto del emporio Dukan y ese enriquecimiento a costa de la salud de los demás es, precisamente, lo que ha llevado recientemente a la Orden de Médicos de Francia a denunciarle por vulnerar el artículo 19 del código deontológico, que establece que los facultativos no pueden “ver la medicina como un negocio”. A sus compañeros no les gustan sus prácticas y consideran, además, peligrosa y desafortunada su propuesta de instaurar un bonus para premiar a los adolescentes que no engorden durante los dos años finales de instituto.

Dukan, que si es sancionado podría enfrentarse incluso a la inhabilitación, sonríe y se encoge de hombros. “Primero, ya estoy retirado… ¡Pero si tengo 70 años…! Y segundo, no es el dinero lo que me importa. Sí, gano dinero, aunque la inversión en, por ejemplo, mi web es tremenda, pero todos lo hacemos”, asegura. Dice que comenzó a vender productos porque recibía peticiones de personas que no los encontraban en su lugar de residencia.

Susana Moreneo cree que “Dukan utiliza como base la perversión de la propia sociedad por la inmediatez”. “Todo lo queremos ya y sin ningún esfuerzo”, subraya. “Y eso es imposible”. “Explota además los modelos de eterna juventud y delgadez. Sorprende la cantidad de gente formada que hace esta dieta: políticos, artistas, intelectuales”, abunda. Efectivamente, muchos rostros conocidos son o han sido dukanianos. Por ejemplo, François Hollande, el nuevo presidente francés. “Ha recuperado algo de peso, pero es normal con el estrés de la campaña”, asegura Dukan. “Antes le llamaban Flan mou”, bromea su asistenta. ¿Por qué esta dieta ha calado más en gente que tiene acceso a la información? Es una dieta fácil, se puede hacer sin problemas en un restaurante. “A algunos les parece que se queda mejor pidiendo un buen chuletón que un caldo y unas veduritas a la plancha. (…) Toca teclas que no tienen que ver con la alimentación sino con el rango social. (…) Es grave, porque nadie se plantea que pueda tener consecuencias”, plantea la jefa de Endocrinología y Nutrición del Hospital de Getafe.

Una endrocrina cree que aprovecha la perversión social “por la inmediatez”

“Cuando empiecen a pasar los años y comiencen a llegar personas a nuestras consultas con problemas cardiovasculares, de osteoporosis, de gota… Probablemente, no se acuerden de que hicieron unos meses, un año la dieta Dukan; pero las semillas, la herencia que les ha dejado está ahí”, observa Monereo. Al médico francés no le importa que se asocie su método y lo que ha creado en torno a él con una secta. “Cuando muchas personas tienen algo en común tienden a unirse. Hablan en foros de Internet, se reúnen en la misma ciudad”, dice. “¿Líder de una secta? No, por Dios. Yo me dedico a ayudar a la gente. A veces me veo como… ¡Como un Robin Hood!”, asegura.

kuzu i virus intestinals

El kuzu és l’arrel triturada de la “Pueraria Thumbergiana”, i és utilitzada per la medicina tradicional xinesa des de fa més de 2000 anys, associant-se a l’element metall que treballa les funcions dels pulmons i dels budells.

El kuzu, bàsicament reforça els budells, harmonitzant  l’estómac i els budells, i espessa els líquids corporals. Al tonificar els budells, aconseguim regular tots els desequilibris que s’hi poden produir quan patim un virus intestinal (la clàssica gastritis), com la diarrea o l’estrenyiment, o ambdues a la vegada (típic símptoma de qui pateix de colon irritable).

Contràriament a la majora de midons que combaten les diarrees, el kuzu no és àcid, sinó alcalí, i d’aquesta manera combat l’acidesa d’estómac i la cremor digestiva.

Així doncs, en cas de patir un virus gàstric, i especialment si cursa amb febre, el kuzu pot ajudar a recuperar-nos abans, ja que  alhora que refresca l’organisme enfebrat , enforteix tot el sistema digestiu, i l’ajuda a combatre millor la infecció.

Es prepara diluint un parell de cullerades de pols de kuzu en un got d’aigua freda i bullint-lo 5 minuts fins que adquireix una consistència gelatinosa de color gairebé transparent. Pot barrejar-se amb unes gotes de tamari (no confondre amb la salsa de soja!!) per donar una mica de sabor i reforçar les seves virtuts  terapèutiques. Un altra opció és barrejar-lo amb mitja cullerada de pasta d’umeboshi i unes gotes de tamari, i

arrel de kuzu tractada

arrel de kuzu tractada

bullir-lo de 2 a 3 minuts, per obtenir el “Ume-sho kuzu”, un clàssic de la macrobiòtica per recuperar l’energia en cas de diarrees greus.

Podem prendre el preparat fins a 3 o 4 vegades al dia. Si ens resulta poc agradable de prendre, o per oferir-lo a nens petits, podem barrejar-lo amb un caldo vegetal o amb una arròs bullit, diluint-lo primer en aigua freda i afegint-lo als darrers minuts de cocció. Hem de tenir en compte que el kuzu, aleshores afegirà una consistència espessant al plat.

El kuzu no presenta cap mena d’efecte secundari, així que poden prendre’l tant infants com adults. Només cal que  en cas de prendre alguna mena de medicina amb efectes anticoagulants com el “sintron” o similars, així com les persones que prenen gingko biloba pels seus efectes vasodilatadors, redueixin les dosis i les preses de kuzu.

És important no confondre el kuzu amb d’altres preparats (més econòmics i de menor qualitat) com el “arruruz”, un succedani de menor qualitat

 

“Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer”

En el següent text, extret de llibre  de la Doctora Christiane Northrup, l´ autora ens parla de com la nostra societat, -encara amb fortes creences  patriarcals-  encara la visió de la salut assentada en un sistema d´ addiccions  dels que ens hem de lliurar si volem sanar qualsevol malaltia o patró malaltís repetitiu.

La relació amb el nostre cos,  la seva salut, i especialment la nostra relació amb “la malaltia” està ben arrelada  als  “Disc dur” del nostre cervell. Davant la malaltia,no acostumem a  qüestionar què està passant dins nostre i decidim  “externalitzar” les causes, i el que és pitjor, la responsabilitat de la curació

cuerpo de mujer sabiduria de mujer

Creencias fundamentales del sistema adictivo

Te animo a hacer un intento por comprender de qué modo participas en la sociedad adictiva. Cuando tomes más conciencia de tu papel en este bucle de interacciones, mejorará tu salud como persona y nuestra salud como sociedad. Comprueba si te suenan las siguientes descripciones, que pueden servirte para ser más consciente de tu cuerpo y de tus problemas de salud:

1ª creencia: la enfermedad es el enemigo

La sociedad eleva los valores de la destrucción y la violencia por encima de los valores del sustento y la paz. Sólo hace falta mirar lo que gasta nuestra sociedad en armamento y defensa para ver dónde están sus valores. (…)

En consecuencia el sistema médico establecido explica nuestro cuerpo no como un sistema diseñado homeostáticamente (homeostasis= equilibrio) para tender a la salud, sino más bien como una zona en guerra (…)

Creo que la predilección médica moderna por los medicamentos y la cirugía para tratar la enfermedad forma parte del enfoque agresivo patriarcal, o adictivo, de la enfermedad. Aquello que es natural y no tóxico se considera inferior a la “artillería pesada” de los fármacos, la quimioterapia y la radioterapia. Se hace caso omiso de los tratamientos naturales no farmacológicos que producen beneficios bien estudiados y documentados. Se denigran los tratamientos que ofrecen cuidados complementarios, y los estudios que demuestran su valor. (…) El sistema adictivo subordina el cuerpo al cerebro y a los dictados de la razón. Con frecuencia nos enseña a no hacer caso del cansancio, del hambre, de la incomodidad o de nuestra necesidad de cuidados y cariño. Nos condiciona a considerar el cuerpo como un adversario, sobretodo cuando nos da mensajes que no queremos oír. Sin embargo el cuerpo es el mejor sistema sanitario que poseemos, si sabemos escucharlo.

 

2ª creencia: La ciencia médica es omnipresente

Estamos socialmente condicionados a acudir a los médicos cuando estamos preocupados por nuestra salud y por nuestro cuerpo. Se nos ha inculpado el mito de los dioses médicos, que los médicos saben más que nosotros sobre nuestro cuerpo, que el experto tiene la cura (…)

La propia medicina tiene un enfoque muy patológico. Los científicos rara vez estudian a las personas sanas, y cuando personas que sufren alguna enfermedad crónica o mortal se recuperan completamente, desafiando los pronósticos médicos estadísticos, los profesionales de la salud suelen creer que sus diagnósticos estaban equivocados en lugar de investigar por qué esas personas se han recuperado tan bien. (…)

Los médicos piden muchos análisis y exámenes porque temen no estar seguros. Se les enseña a comportarse como si fuera intolerable no estar seguros. Cuanta más información tienen, más confiados se sienten de la validez de sus diagnósticos, aún cuando la confianza en su información no esté justificada. Los pacientes, por su parte, se sienten igual de incómodos con la incertidumbre de su médico. Desean saber las cosas de un modo absoluto. Por ejemplo, cuando mis pacientes me preguntan acerca del herpes genital, quieren saber: “¿Cómo lo cogí?”, “¿Cómo sé si no se lo voy a contagiar a alguien?”. Es absolutamente imposible contestar a estas preguntas con una certeza absoluta.

3ª creencia: El cuerpo femenino es anormal

La sociedad ha condicionado a las mujeres a pensar que su cuerpo es esencialmente sucio, que requiere una constante vigilancia de su limpieza y su “frescura” para no “ofender”. (..)

Esta denigración del cuerpo femenino ha sido la causa de que muchas mujeres tengan miedo de su cuerpo y sus procesos naturales  o sientan repugnancia por ellos. (…)

Tanto entre los profesionales de la salud como entre las propias mujeres se ha convertido en norma habitual considerar enfermedades que precisan tratamiento médico incluso funciones corporales tan naturales como la menstruación, la menopausia y el parto. Da la impresión de que la actitud de nuestro cuerpo es un accidente a la espera de ocurrir se interioriza desde muy temprano, y esto dispone el escenario para la relación futura de la mujer con su cuerpo. Dado lo que se nos enseña, no es extraño que la mayoría nos sintamos mal preparadas para relacionarnos con –y confiar en- nosotras mismas. Nos han “medicalizado” el cuerpo desde antes de que naciéramos.

Nuestra cultura teme todos los procesos naturales: nacer, morir, sanar, vivir. (…)

Dado que nuestra cultura venera la ciencia y cree que es “objetiva”, pensamos que todo lo que lleva la etiqueta de científico tiene que ser cierto. Creemos que la ciencia nos va a salvar. Pero la ciencia, tal como se practica en la actualidad, es un edificio construido con todos los prejuicios del sistema adictivo en general. En realidad no existe el dato totalmente objetivo; el sesgo cultural determina qué estudios merecen continuarse y cuáles han de dejarse de lado. Nadie es inmune a esta conducta. Todos tenemos “vacas sagradas”. (…)

Muchos de los procedimientos que se realizan diariamente en el cuerpo femenino en particular no se basan en absoluto en datos científicos, sino que tienen su raíz en los prejuicios contra la sabiduría y el poder curativo innatos del cuerpo. (…)